03.-CONSEJOS-Conducción de vehículos de 4 ruedas

Conducción de vehículos de 4 ruedas

A TENER EN CUENTA...

Circular a velocidad inadecuada es uno de los mayores factores de riesgo en el tráfico. A medida que aumenta la velocidad disminuye la capacidad del conductor o conductora para controlar adecuadamente el vehículo y detenerlo. Por ejemplo, un vehículo que circula a más de 100 Km/h puede necesitar más de cien metros para detenerse totalmente en caso de peligro, y eso con la calzada seca y en buenas condiciones.

CONSEJOS

Es necesario respetar siempre los límites de velocidad y pensar que, además, estos límites están establecidos para cuando las circunstancias de la conducción son las idóneas. Con mal tiempo, lluvia, viento, nieve,..., o con tráfico intenso, debemos disminuir aún más la velocidad, adecuándola siempre a las condiciones de la carretera y de la circulación.

A TENER EN CUENTA...

Las conductas incorrectas a la hora de conducir provocan accidentes. Las estadísticas nos dicen que, normalmente, según sea el tipo de incorrección que cometemos al conducir así será el accidente que podemos sufrir. Así, por ejemplo, la distracción al volante suele ser la causa que está detrás de los choques contra otros vehículos y de los atropellos, mientras que el exceso de velocidad y la inexperiencia de los conductores y conductoras, por su parte, suelen ser el motivo de las salidas de la calzada y de los vuelcos.

CONSEJOS

Procuremos por tanto evitar estas conductas incorrectas y así pondremos los medios para evitar los consiguientes accidentes.

A TENER EN CUENTA...

En las vías de varios carriles, se ha de circular ocupando el de la derecha. El de la izquierda está reservado a los adelantamientos, de manera que el tiempo de permanencia en él sea el imprescindible para realizar la operación. Es muy conveniente observar asiduamente los retrovisores, así como la velocidad de los demás vehículos para evitar manio as uscas.

CONSEJOS

Una carretera de varios carriles en cada sentido no es necesariamente una vía rápida. En ocasiones, se trata en realidad de una vía de alta densidad de circulación por la que hay que transitar a velocidad moderada.

En autopista, hay que circular siempre por el carril más próximo a la derecha, reservando los demás para los adelantamientos.

Cuando abandonamos la autopista por el carril de salida no debemos adelantar a los vehículos que transitan por la propia autopista.

A TENER EN CUENTA...

Las entradas y salidas de este tipo de vías comprometen su fama de seguridad, al ser escenario de frecuentes accidentes. Para entrar, hay que emplear el carril de aceleración hasta alcanzar la velocidad del tráfico circulante. La manio a de salida ha de estar prevista y señalizada con antelación, empleando el carril de deceleración para disminuir la velocidad.

CONSEJOS

Después de una avería, cuando nuestro vehículo tiene que reincorporarse a la circulación por la autopista, debemos acelerar por el arcén hasta igualar nuestra velocidad con la de los demás vehículos y después incorporarnos gradualmente a la calzada.

Si tenemos intención de abandonar la autopista, debemos prever la manio a con suficiente antelación y circular por el carril de la derecha, evitando así cruzarnos en el camino de otros vehículos que continúen por la autopista.

Las autopistas son carreteras muy seguras. Sin embargo, cada vez es más frecuente ver aparatosos y graves accidentes en cadena que, en la mayoría de los casos, se producen por no adecuar la velocidad y la distancia de seguridad a las condiciones de circulación y al estado de la vía. En situaciones de meteorología adversa o de tráfico intenso, modere la velocidad y aumente la distancia de seguridad.

A TENER EN CUENTA...

Las autopistas y autovías de varios carriles tienen fama por su seguridad: sin embargo, también suceden graves accidentes, a menudo por cambios de carril antirreglamentarios. Por eso, antes de pasar al carril contiguo, el conductor o conductora debe consultar sus retrovisores, girar la cabeza para cu ir los ángulos muertos e indicar la manio a con el intermitente.

CONSEJOS

Antes de iniciar un adelantamiento, tome siempre las máximas precauciones; mire primero por el retrovisor, gire la cabeza para comprobar que no hay otro vehículo adelantando e indique con el intermitente antes de iniciar la manio a.

Al incorporarse a una autopista por el carril de aceleración adecue su velocidad a la de los que circulan por la misma. Si no encuentra un espacio li e, no frene uscamente pues quienes vienen detrás no tienen por qué prever tal manio a.

Tanto en autopistas como en otras carreteras hay que ser siempre conscientes de las posibilidades de nuestro vehículo al iniciar un adelantamiento.

A TENER EN CUENTA...

El adelantamiento es una manio a frecuente pero también peligrosa, por lo que es causa de muchos accidentes. Se ha de adelantar sólo cuando realmente sea necesario, evaluando la situación del tráfico, las características de la vía, las distancias entre los vehículos y las velocidades a las que circulan todos ellos.

CONSEJOS

Para adelantar con seguridad hay que evaluar bien la situación de tráfico, las distancias entre los vehículos, las velocidades a las que circulan éstos y las posibilidades de aceleración que ofrece nuestro automóvil.

Cuando adelantamos, un dato difícil de calcular es la velocidad a la que se aproximan los coches que circulan en dirección contraria. Por precaución, debemos o ar siempre como si éstos se aproximaran a gran velocidad.

En todo caso, adelante sólo cuando realmente sea necesario. Piense que muchas veces no vale la pena el riesgo de esta manio a para encontrarnos otra vez todos juntos en el siguiente semáforo.

A TENER EN CUENTA...

Las vías interurbanas de más importancia disponen en la parte exterior de la calzada de un arcén, separado del carril de circulación por una línea longitudinal. El uso del arcén está reservado a viandantes, ciclistas y vehículos de urgencia, no pudiendo ser empleado por otro tipo de vehículos, ni para detenerse a descansar.

CONSEJOS

Muchos conductores y conductoras, tras sufrir un accidente o una avería no dudan en dejar piezas o restos so e el arcén. Sin embargo, el arcén forma parte también de la carretera y por eso debemos procurar mantenerlo siempre en buenas condiciones.

Cuando adelantamos a una persona ciclista que circula por el arcén, seguimos estando obligadas a dejar con respecto a ella la distancia de seguridad reglamentaria, esto es, un metro y medio. Si no es posible, el adelantamiento no puede realizarse.

La utilización que se hace del arcén en otros países difiere radicalmente con la nuestra. Por eso, cuando circulemos por el extranjero debemos estar prevenidos ante la posible presencia de camiones o de vehículos lentos por el arcén.

A TENER EN CUENTA...

Algunas conductas que, en principio parecen carecer de importancia, pueden causar en la práctica notables problemas de tráfico, convirtiéndose en graves infracciones. Tales son, por ejemplo, aparcar en doble fila, llevar música a gran volumen dentro del vehículo, no ocupar el carril derecho en las vías que disponen de varios; en el caso de los ciclistas, circular por las aceras o zonas peatonales; y en el de viandantes, cruzar semáforos en rojo.

CONSEJOS

En el tráfico, conductas aparentemente sin importancia pueden convertirse en graves infracciones. Por ejemplo: no debemos rebasar nunca un semáforo si después vamos a quedar detenidas en medio de un cruce y bloqueando el paso.

Otra conducta muy peligrosa: circular a velocidades elevadas en zonas urbanas sin prever que en cualquier momento pueden irrumpir viandantes en la calzada al quienes difícilmente podremos esquivar.

También con demasiada frecuencia podemos ver a viandantes que se pasan los pasos de ce a en rojo, incluso sin percatarse de que lo hacen ante niños y niñas a las que influyen negativamente con su mal ejemplo.